Riesgos laborales

El trabajo es una necesidad básica del hombre, ya que gracias al mismo puede sustentar su vida, concretar proyectos y pensar hacia el futuro. Sin embargo, en cualquier tipo de empleo existen riesgos laborales, y para ello se toman determinadas medidas de prevención y se desarrollan especialidades tendientes a trabajar con estas temáticas.

En primer término hay que aclarar que los riesgos laborales no son privativos de aquellas actividades consideradas históricamente como más complejas en cuanto a la cuestión de la seguridad, como por ejemplo las disciplinas industriales o la construcción. Sin que muchas veces lo sepamos, hasta las actividades supuestamente más seguras implican riesgos en el trabajo.

Anualmente se cuentan por miles los accidentes de trabajo que se concretan en distintas partes del mundo, muchos de los cuales terminan con la muerte de un trabajador, su incapacidad temporal o su incapacidad permanente. Es por eso que la prevención de  riesgos laborales cobra cada día mayor importancia en el mundo actual, y se desarrollan nuevos estudios, investigaciones y análisis tendientes a incrementar los conocimientos al respecto.

Concretamente en España, la Ley 31/95 de Prevención de riesgos laborales busca disminuir el número de accidentes de trabajo en el país, tanto aquellos de mayor gravedad como los de menor complejidad. Las acciones de prevención orientadas a los riesgos laborales abarcan dos temáticas relacionadas: el accidente de trabajo propiamente dicho y las llamadas enfermedades profesionales.

Un accidente laboral es cualquier lesión provocada durante la actividad relacionada con el empleo que la persona lleva a cabo o en el marco del trayecto que diariamente efectúa hacia su trabajo. Por otro lado, se denomina enfermedad profesional en el marco de la prevención de los riesgos laborales a todo mal producido por la exposición a situaciones complejas o negativas para la salud durante el desarrollo de las tareas inherentes a un empleo.