El trabajo y el estrés laboral de fin de año

Habitualmente relacionamos el período de las fiestas y fin de año con la llegada de las renovadoras vacaciones. Sin embargo, ese momento de relax puede llegar a estar precedido por complejas situaciones en el trabajo, ante la acumulación de tareas que generalmente se produce sobre diciembre. ¿Cómo es posible hacer frente a ese momento y salir airoso, sin caer en el llamado estrés laboral?.

La lista de actividades sobre fin de año puede significar una carga demasiado pesada de soportar: balances, auditorias, cierre de proyectos, estudios y planificaciones para el próximo año, objetivos a cumplir antes de cerrar el período…Evidentemente, si no sabemos organizarnos en forma inteligente, esta cantidad de trabajo puede llegar a transformarse en una presión difícil de afrontar.

De acuerdo a la propia Organización Internacional del Trabajo (OIT), el stress laboral es una patología que puede resultar peligrosa para el trabajador y para toda la economía de un país o región, ya que al afectarse el bienestar físico, mental y emocional de los trabajadores y profesionales se pone en riesgo el mismo sistema productivo y económico.

Causas, síntomas y medidas de prevención

¿Qué situaciones específicas generan estrés laboral?. Según los especialistas, las causas pueden estar relacionadas con cuestiones concretas del ámbito de trabajo o producirse por aspectos emocionales del trabajador. Es así que tanto la contaminación sonora de una oficina como la escasa luminosidad en la misma pueden afectar por igual que los problemas para organizarse o la autoexigencia desmedida del propio trabajador.

Quizás el gran inconveniente del período de fin de año es la acumulación de tareas, que en determinadas personalidades puede desembocar en estrés laboral. Los expertos aconsejan estar atentos a los síntomas: problemas para conciliar el sueño, dolores de cabeza, irritabilidad o ansiedad son los más comunes.

Para combatir y prevenir el estrés laboral resulta vital combinar adecuadamente el trabajo con actividades que nos permitan distendernos, como una buena caminata, la práctica de deportes, la lectura placentera, disfrutar de una buena música relajados en un sillón y cualquier otra actividad que sea del agrado de la persona. Aunque sean unos pocos minutos, este descanso dentro de la extensa jornada laboral nos servirá para liberar tensiones.